Cervicalgias y dolores de cabeza

  • cervicalgia

Cervicalgias y dolores de cabeza

Cada vez es más sabido en la sociedad que muchos dolores de cabeza están relacionados con cervicalgias. A continuación, desvelaremos algunas de las posibles causas.

Una cervicalgia significa “dolor cervical” y aquellos dolores de cabeza relacionados reciben el nombre habitualmente de “cefalea cervicogénica”.

La zona cervical es aquella comprendida entre el cráneo y la zona dorsal, y consta de 7 vértebras. Contracturas musculares, bloqueos articulares o atrapamientos nerviosos pueden ser los causantes de estas cefaleas. También podemos sufrir una alteración en la vascularización de la cabeza. Esto puede ser debido a arterias que entran al cráneo, o de venas que salen de la cabeza para dirigirse al corazón, entre las que destacamos la vena yugular que drena gran parte de esta sangre.

Pero no solo la región cervical puede ser la causante. La ATM (articulación temporomandibular) es también una pieza clave, que puede ser responsable de disfunciones cervicales y dolores de cabeza. O incluso hay dolores de cabeza provocados por disfunciones viscerales que pueden verse alterados por una alimentación inadecuada. Podría ser el caso de problemas de hígado o intestinales, con los que acumulamos toxinas en el organismo.

Como vemos, hay muchos factores que pueden ser responsables, y en la mayoría de los casos es un sumatorio de éstos el que desencadena el problema.

Si nos centramos en aquellos cuyo origen está relacionado con la zona cervical, hay factores predisponentes:

– Estrés. Muchas personas con cefaleas constantes notan que, en períodos de mucho trabajo o estrés, les aumenta la tensión en la musculatura de la zona cervical, y presentan cefaleas más habituales e intensas.

– Malas posturas. Cuando dormimos, vemos la tele, o cuando trabajamos, es importante que cuidemos la postura. Es muy común que personas que trabajan largas horas delante de un ordenador sufran estos problemas que estamos describiendo. No hay que olvidar que el cuerpo necesita movimiento.

– Lesiones antiguas no tratadas. Es habitual encontrarnos con pacientes que por ejemplo sufrieron un esguince de tobillo que nunca se trataron. Con el paso del tiempo, puede aparecer como consecuencia una lumbalgia o un dolor cervical que provoca cefaleas. El cuerpo necesita una serie de adaptaciones en cada individuo, que no son patológicas, pero si aparece otra lesión, pueden ser modificadas y en ese caso si aparecerán síntomas.

dolor-de-cabeza-1

Cuando un paciente acude a nuestras instalaciones, lo primero que se le realiza es una completa valoración. En gran cantidad de casos los pacientes nos cuentan que suelen padecer dolores de cabeza más o menos intensos, y es nuestra obligación intentar identificar el origen de esas cefaleas y si pertenece a nuestro campo de actuación.

Se puede realizar técnicas manipulativas o articulatorias para la región cervical y dorsal, tratamiento craneal y técnicas de estiramiento o relajación de puntos gatillos musculares (puntos dentro del músculo responsables de dolor local o a distancia) que alivian en gran número de casos este cuadro que describimos. Además, siempre individualizamos el tratamiento a cada paciente, y haremos recomendaciones sobre hábitos de vida y postura adecuadas para lograr una mejoría completa de las dolencias y de la calidad de vida de cada uno.

2018-03-20T09:17:17+00:00 fisioteriapia, Salud|